3.¿Cree Usted que el oro es dinero? Ron Paul y sus propuestas de dinero honesto

Do you thing gold is money? No sorprende que el autor de esta pregunta fuera Ron Paul, el congresista libertario del partido republicano en EEUU. Cuando en plena sesión del ‘Comité de la Cámara de Servicios Financieros de los Estados Unidos’, Ron Paul le lanzó esta pregunta al presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke quedó paralizado durante un corto periodo de tiempo y prácticamente no supo qué responder.

Lo que nos plantea esta pregunta, es la debilidad del dólar fiduciario frente a la fortaleza del oro. Como he repasado anteriormente en esta serie sobre monetarismo, el patrón oro está olvidado. Desde la mayoría de las instituciones se ha adoptado el monetarismo planificado como una religión, y ni siquiera en el ámbito puramente teórico se presentan alternativas. ¿Quiere decir esto que está obsoleto?

El patrón oro es un referente que no se debe olvidar. Seguidamente analizaré si se puede plantear como alternativa o si se trata simplemente de un sueño de los austriacos. (‘Escuela Austriaca de Economía’) Sabemos que la base del sistema patrón oro, es el oro, un metal precioso cotizado y aceptado mundialmente, con valor tangible y que no es una promesa de pago de ningún gobierno.

Su precio depende de la oferta y la demanda, y, por tanto, no permite que el tipo de interés sobre el dinero se fije artificialmente. El emisor de billetes debía mantener en reservas una cantidad de oro equivalente al valor de los billetes emitidos. Si este jugara con reservas fraccionarias, debería correr riesgos por su propia cuenta y no esperar que el Estado estuviera detrás para salvarlo. Como vimos en el segundo artículo, el patrón oro se acabó con el “Nixon ‘s Shock” en 1971. Pero ¿cuáles eran los puntos fuertes y débiles de este sistema? Como puntos fuertes encontramos que no se necesita del Estado para que funcione.  Asimismo, es un sistema que mantiene en equilibrio la balanza comercial, gracias a la relación de salida y entrada de reservas de oro del país.

El oro mantiene una relación estrecha con el crecimiento real del valor añadido a la economía. La lamentable situación actual deriva del aumento exagerado de la oferta monetaria, muy por encima de la creación de valor real. Esto con el patrón oro no pasaba, nunca se creaba más oferta monetaria que valor real. Pero el patrón oro tiene un punto controvertido. ¿Qué pasa con una base monetaria fija? A pesar de que las reservas de oro vayan aumentando, es fácil imaginar una situación donde estas reservas no puedan aumentar más. De esta premisa se derivan dos teorías. La primera (que no es mía) determina que esto no sería un problema, porque la economía continuaría creciendo. Simplemente habría un estancamiento de precios y luego una deflación de los mismos. Esta deflación no sería negativa ya que mientras los precios bajan, la creación real de valor no se detendría y obtendríamos más valor por menos cantidad de oro.

Personalmente creo que esta teoría olvida de algo importante. Mi teoría, posiblemente errónea debido a mi desconocimiento, plantea que esta situación no es alcanzable por un factor psicológico. ¿Como alguien podría renunciar a una parte del oro, que representa el valor, si está creando más valor real que antes? Acabaríamos con mucho más valor real que el existente en reservas. Conceptualmente resulta muy difícil aceptar que con menos unidades monetarias se logren niveles de vida más altos. ¿Debe ser una cuestión psicológica o una idea keynesiana? La verdad es que no lo se, pero parece una realidad difícil de admitir.

El patrón oro podría tener una vigencia actual. Quizás se podría utilizar como base otro elemento no necesariamente metálico. También deberían revisarse aspectos como pequeñas burbujas especulativas u otros problemas de funcionamiento. En EEUU unos trece Estados ya han planteando la alternativa bimetálica al reinado fiduciario de Bernanke. Muchas de las ideas ‘austriacas’ de Ron Paul pueden cuajar, quizás no como ganador de las primarias (lo que parece difícil), sino como una gotera, que va agujereando las ideas keynesianas poco a poco.

Sea como sea, espero poder disfrutar de las maravillas de la ‘Escuela Austriaca de Economía ‘que plantea Ron Paul, quizás algún día no serán sólo discursos, sino también formen parte de la realidad.

.

publicado en oroyfinanzas.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s