4.Teoría austriaca del ciclo económico

A muchos defensores de la escuela austriaca se nos acusa de seguir un dogma, una idea que siempre seguimos al pie de la letra. Lo que nos representa es la ausencia o minimización de la intervención estatal. Hay quienes piensan que defiendo un sistema monetario alternativo sólo porque el actual lo dirigen instituciones estatales, y no es así. Otras escuelas nos califican de locos por diferir en materia monetaria. Personalmente pienso que el monetarismo no funciona. Todas las ideas expuestas y planteadas en esta serie de artículos se encuentran englobadas en la teoría austriaca del ciclo económico, a la que dedicaré este artículo. Es para mí una responsabilidad enorme intentar resumir esta teoría, por tanto ruego a los expertos que no juzguen con demasiada severidad los posibles errores que pueda cometer.

La teoría austriaca del ciclo económico la desarrollaron dos grandes economistas austriacos: Ludwig von Mises y su discípulo Friedrich A. Hayek. Mises; basándose en estudios de Carl Menger y de Eugen von Böhm-Bawerk, escribió Theory of money and credit. Hayek reinterpretó la obra de Mises en su Monetary theory and tryde cicle. La teoría explica el fracaso del monetarismo a partir de la creación de dinero por parte de los bancos centrales y la reserva fraccionaria. El ciclo comienza cuando los bancos centrales fijan, a su juicio, unos tipos de interés artificialmente bajos. Son artificiales porque, como ya he contado en otras ocasiones, no se corresponden ni con el ahorro ni en una moneda que se apoye sobre un valor real. En esta situación los consumidores y empresarios se lanzan a invertir y consumir apoyados por la oferta de crédito barato. Muchas veces los tipos de interés son tan bajos que cuando se comparan con la inflación se vuelven negativos, es decir los precios aumentan más que los tipos de interés. Esto hace que por el simple hecho de pedir un crédito, comprar y esperar cierto tiempo, el precio del bien que hayamos comprado suba.

Este aumento del precio no será fruto de la visión empresarial capaz de comprar un producto infravalorado y venderlo en otro mercado. Cuando sólo se necesita tiempo para hacer subir los precios lo más posible es que surja una burbuja especulativa. Las burbujas especulativas son casi siempre alimentadas por el crédito. Se pueden detectar fácilmente porque disparan los precios sin un cambio apreciable en el valor. Una burbuja no puede ser infinita, su límite está marcado por la capacidad del mercado inflado. Después de una de un exceso de inversión y deuda, los tipos de interés pierden el poder para mantener el crecimiento de los precios. Es entonces cuando se inicia el proceso de destrucción de todos aquellos proyectos que se han emprendido de manera errónea debido a que el precio del dinero no era el real. Pasamos a un período de recesión donde el nivel de inversiones y consumo caen. Cuando una burbuja explota se produce una crisis en el sistema financiero, ya que éste la sostenía proporcionando crédito barato al mercado. Cuando esto ocurre el gobierno sólo tiene dos opciones: continuar inflando la burbuja con más crédito proveniente del sector público o dejar que explote.

Para entender lo que pasa utilizaré el símil más exacto y simple posible. El monetarismo es como un hombre que empieza a beber. Al principio todo va bien, se siente más desinhibido y relajado, es más divertido y gana facilidad para hablar con las mujeres. Pero el hombre no para de beber en ningún momento, sigue bebiendo hasta que empieza a sentirse mal. En lugar de parar, ingiere más alcohol para evitar el inicio de la resaca. Como sabrá, si tiene cierta edad y cierta experiencia, esta acción nos puede llevar a evitar el malestar momentáneamente pero, tarde o temprano, la resaca llegará. Es inevitable, y cuando llegue será mucho más terrible que si hubiéramos dejado de beber. La recesión siempre llega, el grifo del crédito se cierra y la economía se enfría y se estabiliza durante mucho tiempo. Para relanzar el crecimiento, el banco central baja los tipos de interés y el ciclo se inicia de nuevo. Parece que no aprendamos nunca esta lección.

La teoría austriaca del ciclo económico no sólo es explicativa, debido a que el ciclo se repite sobre los mismos errores se ha convertido en una teoría predictiva. Desde Mises en 1929, pasando por Huerta de Soto en 2001, hasta Peter Schiff en el año 2008, todas las crisis que hemos sufrido han sido predichas por algún economista austríaco de renombre. ¿No podríamos tener un poco de perspectiva histórica y evitar que nos volviera a pasar?

.

publicado en oroyfinanzas.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s