5.La culpabilidad de la Banca

La fase catastrófica del ciclo económico en el que nos encontramos, es consecuencia de la expansión monetaria en la que hemos vivido, debido al dinero prestado a bajos tipos de interés.

Desde el primer artículo de esta serie sobre monetarismo he señalado al gobierno y su regulación como uno de los principales culpables del desastre que padecemos. Pero hoy señalaré a los otros culpables: los bancos. La función inicial de la banca, como coordinadora de capitales y reconducción de las necesidades de crédito, es totalmente lícita y no tiene nada de malo, pero el sistema bancario que tenemos actualmente diverge en gran medida de este antiguo concepto.

Los bancos comerciales y los bancos de inversión basados en la reserva fraccionaria actúan con un privilegio otorgado por el gobierno mediante la regulación y legalización del incumplimiento de un contrato de depósito estándar. Cuando depositamos dinero en una entidad bancaria, se nos dice que podremos disponer libremente de nuestro dinero, pero no es así. El banco, a partir de un coeficiente de reserva establecido por el gobierno, presta una cantidad de dinero muy superior a la que tiene depositada. Si todos exigiéramos nuestro dinero, no serían capaz de devolverlo. Así es como el multiplicador monetario pone en marcha la expansión monetaria y se desboca la magnitud de las burbujas que mueven las inversiones basadas en el crédito. Los bancos son los únicos que pueden lícitamente incumplir su palabra y prestar más dinero del que disponen. Recuerdo perfectamente cuando en el segundo curso de Economía, en la asignatura de Macroeconomía II, se explicaba el concepto del multiplicador monetario. A la hora de estudiarlo nadie entendía el porqué del concepto, pero todo el mundo lo aprendía de memoria.

Ante este hecho decidí preguntar si alguien lo entendía (personalmente siempre me he negado a aprender algo que no entiendo), me dijeron que no y se limitaron a seguir estudiando. Quién me iba a decir que tiempo después estaría contando no sólo este concepto sino también sus consecuencias. Si nosotros ingresamos 100 € en el Banco Santander y el nivel de reservas exigibles es de un 10%, la entidad bancaria podrá prestar 900 €. El banco no tiene este dinero, esta creado por él sin ningún apoyo. Prácticamente podríamos decir que el banco hace magia, de la deuda crea dinero. Este apalancamiento financiero la han llevado a cabo, en diferente medida, todas las entidades de ahorro y crédito del mundo. Esto ha producido no sólo que el riesgo fuera mucho mayor, sino que la economía creciera a un ritmo artificial debido a una expansión excesiva de la base monetaria. Lo más preocupante de todo esto es que el riesgo lo sufren directamente los consumidores sin que muchos de ellos conozcan la magnitud de esta práctica.

Los datos utilizados anteriormente son sólo un ejemplo. Actualmente la banca europea convierte 1 euro en 20 o 30 ‘ficticio’. El problema es que en nuestra economía este dinero en forma de anotaciones en cuenta sirve exactamente igual que cualquier otro. En circunstancias como éstas podemos entender un poco mejor cuál ha sido el papel de los bancos a la hora de potenciar la fase expansiva y ‘aburbujada’ del ciclo. Este proceso se ha regularizado en gran parte para permitir a todos los gobiernos endeudarse, y no sólo para poder controlar el crecimiento. Los cambios en el tipo de interés afectan directamente a las emisiones de bonos. Por eso resulta tan interesante para los gobiernos poder controlar el sector bancario, porque éste es el que le acabará prestando el dinero. Un dinero que el banco ha generado desde cero por una ley aprobada por el gobierno. Si lo miramos todo en perspectiva las cosas cuadran y poco a poco se descubre el latón de la regulación financiera…

La crisis que estamos pasando es una de las fases del ciclo económico descrito por la escuela austriaca, un proceso que se repite una vez tras otra. Parece como si, la intervención estatal en los grandes temas de la economía, los convierta en una gran estafa piramidal (sistema de pensiones, sistema monetario…). No nos debemos olvidar que últimamente estamos sufriendo una descarada estafa a nivel europeo. El Banco Central Europeo prestó 529.500 millones de euros en forma de crédito al 1% de interés a toda la banca europea. Ahora los bancos no sólo tienen el privilegio de la reserva fraccionaria. Son los únicos que, a costa de todos los europeos, pueden pedir crédito al 1%, comprar deuda española a 5 años al 3,376% y embolsarse por la cara un 2.376% de beneficio sin mover un dedo. No debemos olvidar que toda esta estafa piramidal que es el monetarismo la acabaremos pagando todos nosotros.

.

publicado en oroyfinanzas.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s