Que alguien me explique la especulación

Es verdaderamente nauseabunda la manera en que se acusa la actividad de la especulación como la causante de las crisis dentro del sistema capitalista. La tesis es fácil, el libre albedrio en los mercados financieros nos lleva a situaciones de pérdidas y crisis debido a las insaciable voracidad de hacer dinero y al egoísmo de los banqueros y traders de los principales parquets internacionales (wall street, la City de Londres…) Por tanto hay que regular la actividad financiera para que la especulación no acabe con el mundo civilizado. Los más atrevidos advierten que se debería prohibir la especulación, ya que es una actividad ilícita y criminal. De cierta forma el “odio” hacia los especuladores es muy parecido al que sufrían los prestamistas de la edad media cuando se les calificaba de usureros.

El hecho evidente es que hasta el momento todas las críticas que he leído de la especulación caen en los mismos errores, que no son pocos. El primer error es que centran su crítica en dos pilares: Decir que es una actividad improductiva y nociva para el resto de la economía, a la que llaman “economía real” y mostrar una serie de datos que solo indican un gigantesco volumen de negociación en los mercados financieros mundiales. El argumento más habitual cuando se habla de estas magnitudes es indicar que lo que se negocia a diario es muchas veces superior al PIB de un país como España, y eso a la fuerza tiene que ser malo.

Dicho esto voy a intentar detectar porqué los anti-especulación cometen este tipo de errores. Creo que la base de su equivocación se halla en un profundo desconocimiento de los distintos sistemas monetarios que funcionan a nivel mundial. Tienden a confundir el dinero con el valor, la riqueza, el capital o cosas similares. Estas confusiones parten de la premisa de que el dinero es algo malo o poco útil y por tanto tienden a no querer entender algo que no les gusta.

Pero en definitiva, es la enorme omisión que cometen los críticos de la especulación la que se convierte en su talón de Aquiles. Desconozco si esta omisión es inconsciente o intencionada, pero intelectualmente hablando es terrible. Algunas de las críticas que he leído son elaboradas desde una tesis anticapitalista, otras desde posiciones marxistas, otras por parte de la socialdemocracia reguladora y hasta una de muy relevante, la hipótesis de inestabilidad financiera de Hyman Minsky, economista post-keynesiano. Todos ellos tienen un punto en común: La especulación financiera es una actividad que necesita de vigilancia (ya sea la típica regulación o directamente la prohibición tajante de la actividad). La omisión que cometen todas estas críticas es no explicar con claridad la naturaleza de la especulación. No nos cuentan cómo se inicia un proceso especulativo a gran escala, como se mantiene tal proceso y que es lo que acaba. Como desconocen cómo se produce este fenómeno tienden a no explicar nada de los procesos especulativos. De hecho no han descrito nunca los incentivos, acciones y consecuencias que se producen en los movimientos especulativos y por eso su crítica está vacía de contenido. Aún estoy esperando el día en que alguien que critica la especulación me cuente todo lo omitido por las críticas anteriores.

Anuncios

Un comentario en “Que alguien me explique la especulación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s