¿Cómo evitar una Value Trap?

Como muchos ya sabrán como inversor me decanto decididamente por una filosofía Value, ya que creo que ofrece las mejores herramientas posibles para poder analizar compañías más correctamente. Pero como todas las metodologías de inversión el Value Investing tiene sus propias debilidades, una de estas debilidades es quedar atrapado en compañías que parecían un buen deal por parecer baratas (cotizan a unos P/Er atractivos) pero que resultan ser malas compañías (beneficios decrecientes y destruyendo valor en el largo plazo). Si se invierte desde una perspectiva Value (buscando buenas compañías a precios bajos) puede ser relativamente fácil caer en este tipo de errores. Con el tiempo, y a base de leer sobre el tema y analizar algunos casos reales, he conseguido crear una especie de checklist para evitar comprar este tipo de acciones. Aquí os dejo las principales características de las Value trap:

  • 1. Problemas o exageraciones con la contabilidad. Son varios los casos que se han dado alrededor del mundo por compañías que parecían atractivas a causa de una contabilidad falsa o exagerada, tenemos a Parmalat, Enron, Pescanova y el caso más reciente Gowex. Antes de que el engaño sea descubierto podemos ver indicios de este localizando cambios muy agresivos entre ejercicios en el criterio contable o revisando las filiales de la compañía y asegurándonos que la consolidación de los estados financieros del grupo no omiten nada.
  • 2. Compañías con productos de baja calidad. Cuando una compañía basa su estrategia en competir en precios es posible que otra compañía con economías de escala mayores consiga batirla a partir de mejorar los costes. Si buscamos compañías que generen valor para el accionista fijémonos también si ofrecen productos bien valorados por los consumidores, con cuota de mente y que no pueden ser borrados por la competencia.
  • 3. Negocios difíciles de entender. Si analizando una compañía no somos capaces de entender exactamente en qué consiste su negocio puede ser que estemos analizando una value trap. Si no entendemos un negocio es mejor no invertir en él, pero si aún así decidimos seguir analizando la compañía podemos identificarla como trampa si los ingresos de la compañía tienen un origen variable cada año y ninguna de sus ramas de negocios se mantiene estable.
  • 4. Acumulación de deuda y debt to equity. La deuda es un elemento clave en este tipo de compañías. Es habitual que una compañía que no puede mantenerse o crecer de forma orgánica lo haga a través del endeudamiento. Por supuesto que no existe un endeudamiento optimo, eso depende siempre del tipo de estructura de la compañía pero personalmente me costaría invertir en una compañía con un debt to equity muy superior al de su competencia. También puede ser de ayuda ver como se valora la deuda de la compañía en los mercados de renta fija.
  • 5. Sector en clara decadencia y/o obsolescencia tecnológica. Una value trap no tiene porqué ser siempre una mala compañía, a veces simplemente estamos analizando un fabricante de velas cuando alguien acaba de sacar al mercado la bombilla. Hay miles de ejemplos de industrias que han desaparecido aplastadas por la innovación tecnológica. Un ejemplo paradigmático de ello fue el de Kodak, la compañía japonesa no se adaptó a la fotografía digital, y ya saben, renovarse o morir. Algo realmente significativo en estos casos es ver la evolución del beneficio operativo, en otras palabras, como de bien desarrolla una compañía su negocio.
  • 6. Adquisiciones con mucha sobrevaloración. Como ya he comentado antes, las compañías que no pueden asegurar su crecimiento con recursos propios (crecimiento orgánico), tienden a usar otros métodos para crecer, como por ejemplo de adquisición de otras compañías. Los procesos de adquisición son complejos de analizar y darle una valoración positiva o negativa es crítica. Para valorar una adquisición concreta suelo leer reports de M&A, para ver que múltiplos se están pagando y saber si esa determinada adquisición se ha hecho de forma sobrevalorada. Otro aspecto en el que suelo fijarme es las sinergias reales que existen entre la compañía principal y la compañía adquirida y la estrategia que se quiere seguir para sacar un buen rendimiento a la operación.                                           
  • 7. Posición débil en el mercado. Otro aspecto relevante de este tipo de compañías es que normalmente no dominan el mercado ni tienen una posición importante en él. Además muchas veces su parte del pastel va en retroceso o crece a un ritmo menor de lo que lo hace el mercado, no son capaces ni tan siquiera de mantener su cuota de mercado. Un ejemplo básico seria un sector donde la mayoría de las compañías controlan un 15-20% del mercado y una compañía en concreto controla entre el 3% y el 5%, es difícil que esa compañía genere caja de forma constante en el tiempo.
  • 8. High Yeild no sostenible que tiende a atraer inversores. Muchas de estas compañías trampa son conscientes de su situación y demasiadas veces intentan salvarse ofreciendo dividendos altos y así conseguir que la acción sea más atractiva. Dar un dividiendo alto cuando se está en una situación precaria se convierte en una arma de doble filo. Por una parte se enmascara la situación de la compañía de forma insostenible y por otra se pierden oportunidades de inversión al destinar la caja a “dividendos publicitarios”.
  • 9. Dirección cortoplacista. Este punto está en parte relacionado con el anterior y creo que es algo especialmente crítico. Algo que me gusta especialmente de la estrategia inversora de Bestinver es el hecho de que les gusta comprar compañías de tradición familiar donde el control de la compañía siga bajo el control y dirección de una misma familia. Esta característica refuerza el pensamiento de la dirección a largo plazo lo que ayuda a alargar la sostenibilidad de la compañía (se cuida del patrimonio y legado beneficiando así al resto de accionistas). Por lo contrario una compañía donde los directivos no están especialmente vinculados al proyecto y no tienen incentivos a pensar a largo plazo suele anteponer sus intereses a los de la compañía y a cumplir las condiciones para cobrar los distintos bonos que se le ofrecen con el sueldo aunque eso perjudique a la compañía.
  • 10. Free float bajo e insider tradingPor último comentar dos aspectos ligados a la negociación de las acciones de estas compañías. Si tan solo el 20% (por poner una cifra) del capital de la compañía se encuentra en free float es más que probable que la dirección de la compañía tenga menos presión para satisfacer a los inversores y por lo tanto tienda a beneficiarlos o considerarlos en menor medida, lo que supone algo a tener en cuenta a la hora de invertir. Por otro lado también es importante ver si los propios directivos o empleados de la compañía juegan mucho con el precio de la acción y tienden a comprar y vender acciones de forma constante. Las compañías con este tipo de prácticas tienden a tener más fluctuaciones en el precio y más situaciones de sobrevaloración por lo que corremos el peligro de comprar las acciones de la compañía con poco descuento. Además si la dirección de la compañía tiene mucha actividad de trading es posible que de nuevo piensen menos en la sostenibilidad del negocio a largo plazo.

Y esto es todo, sin duda no es un esquema perfecto pero creo que estos diez puntos pueden ayudar a muchos inversores a la hora de conservar su capital.

artículo publicado en inbestia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s